Un niño puede ahogarse en tan solo un minuto

El minuto en que usa un juguete como dispositivo de flotación

Existe una diferencia entre un dispositivo de flotación aprobado por el Servicio de Guardacostas y un juguete inflable para la piscina. Se ve adorable en un niño de tres años, pero no sirve para proteger a su hijo y evitar que se ahogue. Tómese un minuto para aprovisionar su piscina con chalecos salvavidas y PFD (dispositivos personales de flotación) aprobados.

El mensaje de texto de un minuto

El tiempo que demora en leer un mensaje de texto o responder una llamada telefónica es el tiempo que lleva que un niño se ahogue. Nunca suponga que porque haya varios adultos cerca de la piscina hay alguien que está vigilando a sus hijos. Actúe de manera segura. Designe a un adulto, un vigilante acuático, para que supervise las actividades en la piscina en todo momento.

El minuto en que alguien actúa como héroe

La única cosa más peligrosa que un niño que comienza a ahogarse es la persona que intenta ser un héroe. El instinto de arrojarse al rescate es un algo que debe superar. Por lo general, el niño en pánico hará que quien intente rescatarlo se ahogue con él. Si ve a alguien luchando en el agua, permanezca en tierra y arrójele un dispositivo de flotación, una cuerda o una barra para sujetarse.

El minuto en que se da cuenta que necesita una cerca alrededor de la piscina

Cuando no estén en uso, los piscinas deben estar cercadas y con las puertas aseguradas. Estudios recientes indican que tener una cerca que rodee la piscina puede reducir hasta un 80 % la posibilidad de ahogamientos. Pero la cerca no es útil si la puerta no está asegurada.

El minuto en que se aleja o mira hacia otro lado

Cuando los niños están en la piscina, toda su atención debe estar puesta en vigilarlos. Incluso si sus hijos han tomado clases de natación, debe supervisarlos atentamente.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software