Evite ahogamientos

El ahogamiento se puede evitar, y para eso es necesario que cada uno haga su parte. Las clases de natación, el uso de dispositivos de flotación aprobados por el Servicio de Guardacostas y la supervisión adecuada de los adultos son fundamentales para la prevención de ahogamientos.

Estadísticas de ahogamientos del norte de Texas:

  • El ahogamiento es la principal causa de muerte en niños de 1 a 4 años y la segunda principal causa de muerte accidental en menores de 14 años.

  • Los niños menores de un año de edad generalmente se ahogan en bañeras, inodoros o cubetas.

  • Muchos de los eventos de ahogamiento no ocurren en el hogar del niño, sino en fiestas en la piscina o en casa de familiares o vecinos.

  • Más del 60 % de los padres supervisan a sus hijos cuando están nadando; sin embargo, muchos admiten que en esos momentos realizan otras actividades que los distraen. De hecho, casi el 40 % de los niños que se ahogaron en 2019 no contaban con la supervisión de un adulto en el momento del incidente.

  • En Children's Health tratamos alrededor de 100 niños por incidentes de ahogamiento o casi ahogamiento por año. Anualmente, alrededor de 3,500 niños reciben tratamiento en salas de urgencias por incidentes de casi ahogamiento.

  • Más de 900 niños al año pierden la vida por ahogamiento en los Estados Unidos. Por cada niño que muere ahogado, otros cuatro son hospitalizados. Muchos nunca se recuperan del daño cerebral que se produce mientras están sumergidos.

  • El ahogamiento es un evento silencioso. Muy rara vez los niños gritan, llaman o chapotean pidiendo ayuda.

  • La sumersión lleva menos de 10 segundos. La pérdida de conciencia lleva 2 minutos. El daño cerebral permanente lleva solo de 4 a 6 minutos.

Reglas antes de usar la piscina:

  • Avisar antes de meterse al agua: asegúrese de que sus hijos SIEMPRE pidan permiso y le avisen cara a cara antes de meterse al agua.

  • Inscriba a su hijo en clases de natación.

  • Evalúe anualmente las habilidades de natación de su hijo.

  • Los padres, cuidadores, tutores y cualquier persona mayor de 14 años deben aprender RCP.

  • Enseñe a sus hijos a llamar al 9-1-1 en caso de emergencia.

  • Deje un teléfono cerca de la piscina. En caso de emergencia, llame al 9-1-1.

  • Llame a un técnico profesional de servicios para piscinas para que realice una inspección anual de la seguridad de su piscina.

Durante el uso de la piscina:

  • Siempre designe a un adulto para supervisar la piscina de forma activa. Solicite una etiqueta de vigilante acuático gratuita.

  • Mantenga contacto visual permanente con los niños que están en la piscina. La supervisión táctil es fundamental para los niños pequeños y para aquellos que no saben nadar.

  • Nunca deje a un niño solo en una piscina o spa ni por un segundo.

  • Los niños y personas que no naden muy bien deben usar un chaleco salvavidas estando dentro o cerca del agua, incluso si hay un guardavidas presente.

  • Mantenga lejos de la piscina los juguetes que no sean para el agua, como ruedas grandes, carritos, triciclos, etc.

  • No permita zambullidas en el extremo poco profundo de la piscina.

  • Se deben retirar de la piscina todos los juguetes cuando no estén en uso.

  • Nunca permita que los niños naden en una piscina sin iluminación después del atardecer.

Cuando la piscina no esté en uso:

  • Asegúrese de que todas las puertas y ventanas que conducen al área de la piscina estén cerradas con seguro. Todos los cerrojos deben estar a una altura que no esté al alcance de un niño.

  • Limite el acceso del niño a la piscina cuando no cuente con una supervisión adecuada.

  • Instale una cerca con una puerta con cierre automático que no se pueda trepar.

  • Utilice una cubierta de seguridad aprobada.

  • Drene el agua estancada en la cubierta de la piscina.

  • Mantenga las sillas y otros objetos que puedan servir para trepar lejos de la cerca.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software